Cuuuba, ven a montarla parda!

Si es que no se nos puede sacar de casa! Me voy de viaje de fin de carrera al régimen dictatorial mas longevo del planeta* y que consigo? Pues que Fidel “abdique”… Desde luego…

Todo comienza cuando tras 10 horas de avión (una diferencia horaria con el país de 6h) llegamos a La Habana, para trasladarnos de inmediato a Varadero. Esta península es, como indica continuamente La Guía, un lugar donde históricamente no ha sucedido nada interesante, ni guerras, ni malos rollos… Normal, con esas playas… Llegamos a un “resort” every incluided sacado de los años vayauséasaber. Días de relax. Porque en el Caribe la arena no quema, el agua no hiela, pero el sol si que pega. Ni el factor 50 pudo con él (recomiendan que siempre mas del 20). Todo suena bastante superficial, pero eran días de olvidar los exámenes y estas cosas locas que hacemos los estudiantes… Visitamos en Catamará, cayo Blanco, unas islas cercanas donde prometían unas playas vírgenes donde iban otros taitantos catamaranes y se encontraban un montón de pintorescas y absurdas estatuas y un gran chiringuito donde servían comida de rancho. No es mi idea de virgen, pero oye… Y, si, el caribe es tan espectacular como dicen :)

Días mas tarde destino La Habana. Tras el tour obligado por los principales lugares turísticos de la ciudad, podemos decidir por nosotros mismos. Esta ciudad, la mas importante de todo el país (con 2 millones del los aprox. 10 que componen su totalidad) se divide en municipalidades, que a a su vez se dividen en barrios. Las tres centrales ( y mas importantes) son La Habana Vieja, Central Habana y El Vedado (donde estaba el hotel). El Malecón pasa por las tres (una especie de paseo marítimo, con una muralla donde rompen las olas). Son muchas las cosas que llaman la atención de la ciudad. La primera que es realmente bella. Sus edificios, sus avenidas… De no encontrarse absolutamente todo en la ruina, se trataría sin duda de la ciudad mas bella del mundo. Pero si que esta todo en absoluta ruina. Da la sensación que desde que se instauró el régimen comunista todo se hubiera congelado, pero sufriendo el paso del tiempo. Delante de la “embajada” estadounidense /que no tengo claro que sea una embajada) se encuentran un sin fin de banderolas negras con una estrella blanca. Su finalidad: el tapar los mensajes que aparecen en un luminoso de la fachada del edificio. Algo inaudito. Mas impresiones… Una replica del capitolio (solo de un metro menos de altura que el original) y el museo de La Revolución son otros edificios destacarles. Este último es mas bien un museo de historia cubana, en que se da un paseo por toda la historia del país, desde el colonialismo hasta nuestros días.  En el se encuentra el Granma (yate que utilizo Fidel y otros 80 y pico para llegar a la isla a hacer su revolución) y complementos y ropa de los principales protagonistas, asi como maquetas de las principales incursiones. Como curiosidad en una sala se emite de continuo el funeral de Ernesto Che Guevara, “El Che”.

La Habana vieja, es un barrio absolutamente turístico donde se puede encontrar tanto La Floridita ( célebre por Hemingway y sus daiquiris, y actualmente por ser el sitio de la habana donde se encuentran mas caros :P) y la Bodeguita del Medio (donde dicen, esta el mejor mojito del mundo). Y que soy así ni entre en ninguno, pero a poco que te muevas por esta zona encontraras buenos sitios donde beber y comer barato y bien, ademas de tiendas de artesanía y souvenirs. En la actualidad conviven en el país dos monedas diferenciadas: el peso cubano (CUP) y el peso convertible (CUC), este último exclusivamente para turistas, y que equivale a unos veintitantos de los nacionales. Hay que tener cuidado con los precios que no te cobren a convertible, lo que es a cubano. Nos comentaron que allí el sueldo medio era de 6 – 9 CUC, es decir unos pocos menos €. Algo a destacar de la ciudad son los Placeres, que son casas particulares donde te ofrecen de comer, sin pasar la regulación del régimen. Aquí se puede comer la típica comida cubana, y disfrutar de la compañía de los oriundos, que son gente supermaja. Sin embargo, no os confiéis demasiado. Aunque en los barrios turísticos hay policías en cada esquina que protegen a los visitantes de manera muy eficaz (lo pudimos comprobar), son muchos los cubanos que te intentan liar para que compres sus habanos, o para llevar te a tiendas recomendadas y de paso igual te encasquetan a su hija para que “pases un buen rato”. Nosotros nos metimos en uno de estos líos, pero por fortuna pudimos salir airosos. La forma de moverse por la ciudad es sin duda en taxi, siendo muchos los clásicos coches antiguos que milagrosamente aun funcionan (unos mejor que otros).

Pues eso, que yo estoy encantado y que volvería a ir. A ver a donde llevan los cambios futuros y si esta buena gente consigue unas mejores condiciones, que desde luego, se lo merecen.

Anuncios

~ por Kid A en 28 febrero 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: